El Santuario de la Difunta Correa

0
59

Llega Semana Santa y en la provincia son dos los lugares a los que muchos quieren llegar, uno es Sierras Azules, el otro, es la Difunta Correa.

Por eso, nuestro viaje de hoy es hacia Vallecito, al paraje de la Difunta Correa.

La historia de esta mujer sanjuanina tiene su origen en 1840. Cuenta la leyenda que Deolinda Correa, llevando a su pequeño hijo, salió tras su marido, que había sido alistado por uno de los ejércitos que participaban de las guerras civiles de la época y falleció de hambre y sed en el desierto. La mujer fue hallada muerta, debajo de un algarrobo. Sin embargo, el niño, había sobrevivido amamantándose de la leche de su madre. Todos siempre creyeron en el milagro de esa mujer.

Este es uno de los destinos de fe más populares del país, y reabrió sus puertas, tras permanecer cerrado desde el inicio de la pandemia y quedó habilitado para el turismo interno con las medidas sanitarias correspondientes.

El paraje de la Difunta Correa, está ubicado en Vallecito, a 60 kilómetros de la capital de San Juan por la Ruta 510.

En este tiempo de confinamiento el Paraje estaba vacío, durante todo este tiempo una postal increíble, porque hasta los pájaros habían desparecido, porque se alimentaban de las sobras que dejaban en los restaurantes y todo estaba cerrado.

La difunta Correa estaba solita allá, en el lugar donde los promesantes que pasaban por el lugar, que eran solamente los camioneros en ese entonces no podían acercarse a ella, pero otrora era el paso obligado y dejaban botellas de aguas y rezaban tocando la imagen del hijo de la Deolinda.

Por esta razón, ahora cuenta con una capacidad ocupacional de sólo el 40%, quienes deseen asistir deberán hacerlo con un permiso obligatorio que se obtendrá ingresando en forma online a la web capacitur.sanjuan.tur.ar. Diariamente, se habitarán sólo 100 permisos.

Hay dos tipos de permisos. El vehicular, para quienes se desplacen en vehículos a motor, que se obtiene a través de página https://plataforma.sanjuan.tur.ar/permisos-turismo-interno.

El otro, es el permiso para contingentes, es decir, para las personas que viajen a través de servicios contratados y/o agencias de viajes y lo deberán procurar dichas empresas por medio de la Secretaria de Tránsito y Transporte.

El horario de visita es de 12 a 0, mientras que el último ingreso permitido es a las 22 horas.

De acuerdo a los controles programados, que ha dispuesto el gobierno habrá una circulación ordenada, con algunos espacios de estacionamiento habilitados y acceso a los diferentes sectores, (excepto aquellos que se encuentran en obra).

Además, fueron restauradas las principales del santuario, por cuatro artistas Federico Peralta, Marcela Laredo, Renzo Martin y Jorge García, que donaron así su talento, dejando todo listo para recibir a los visitantes.

Así fueron restauradas las dos imágenes principales de la gruta y la del mausoleo, que son las más populares entre los fieles y promesantes.

Estamos muy acostumbrados a llamar al lugar la Difunta Correa, pero en realidad la localidad es Vallecito, hay una gran cantidad de kioscos, asadores, y un gran hotel.

También están los autos, camiones, motos y bicicletas vestidos de novias y otras tantas cosas que llevaron los promesantes. Detrás de cada una de esas cosas hay una promesa hay una historia, porque la mayoría considera que la Difunta Correa es milagrosa.

Una de los objetos que había y que no lo podés creer es una tohalla que usó Sandro y se la dejó a la Deolinda, por ejemplo.

Otro de los atractivos que tiene el lugar es la cabalgata a la Difunta Correa y muchos de ellos son promesantes.

Por ejemplo, en la Semana Santa de 2019, hubo más de 50 mil promesantes y el presidente de AFA Claudio Chiqui Tapia, participó de una cabalgata que arrancó en Capital y concluye en Vallecito.

No lo vas a creer, pero te cuento que en el Mundial de México 1986, algunos jugadores argentinos prometieron que, en caso de consagrarse campeones, vendrían a agradecerle a la Difunta.

Con el tiempo, dijeron que nadie había hecho esa promesa. Sin embargo, Rojas, uno de los jugadores recuerda que quienes juraron volver fueron el ex presidente de la AFA (Asociación del Futbol Argentino) Julio Humberto Grondona y el DT de aquel equipo, Carlos Salvador Bilardo. Nunca llegaron a Vallecito.

Y se cumplió lo que siempre repitió Rojas que «las promesas se deben cumplir». Argentina nunca volvió a ser campeón del mundo.

Se dice que la Difunta Correa, es muy cobradora, por lo tanto, a ser responsable a la hora de cumplirle.

Y si de cumplir se trata, si llegas al Paraje cumplir con todos los protocolos vigentes, así se cumple la premisa de la Difunta.

Hasta la próxima

.