La faena por el piso y otras señales de alarma de la industria frigorífica

19/02/2021 7:01

Actualizado al 19/02/2021 7:01

"En la Argentina hay oferta de carne suficiente y capacidad para abastecer al mercado interno y a la exportación, pero algunas situaciones encienden luces amarillas que hacen dudar sobre el normal desarrollo del negocio". Así lo afirmó el presidente de la Federación de Industrias Frigoríficas Regionales Argentinas (FIFRA) Daniel Urcía hace pocos días.

¿Cuáles son esas señales de alarma?

Según explicó el empresario, la exportación de carne enfrenta varios desafíos vinculados con el coronavirus, como los estrictos protocolos impuestos por China y la merma en la demanda europea de cortes de alto valor, pero también con la situación cambiaria local. "Tengamos en cuenta que la exportación opera con el dólar oficial al que hay que restarle los derechos de exportación, lo que reduce los ingresos de la industria que en muchos casos hacen esos negocios a pérdida. La falta de competitividad exportadora es un problema que requiere atención y solución", remarcó Urcía.

Además, en el plano económico interno, Urcía remarcó la encerrona en la que se encuentran las empresas que deben actualizar los sueldos pero no pueden hacer lo mismo con el precio de sus productos. "Hay quienes declaman por la recomposición de salarios, pero al mismo tiempo luego reclaman que no aumenten los precios de la carne, son premisas que no van de la mano. Si suben los costos (salariales, combustibles, materias primas, etc), suben entonces los precios", explicó, y luego puso el acento en otro concepto de que está en boga por estos días: "Las causas de la inflación no están en la suba de los precios de los alimentos, estas son las consecuencias", aseguró.

Daniel Urcía, presidente de  la Federación de Industrias Frigoríficas Regionales Argentinas (FIFRA)

Daniel Urcía, presidente de la Federación de Industrias Frigoríficas Regionales Argentinas (FIFRA)

Respecto al consumo local, que en enero perforó el piso de los 50 kilos anualizados por habitante, el presidente de Fifra dijo que el fenómeno se explica por la necesaria recomposición de los precios de la hacienda que trae aparejada una retracción del consumo, pero adelantó que lentamente se irá recuperando en los meses próximos a medida que se vayan actualizando los salarios. "El aumento de la ayuda social en la tarjeta Alimentar también hará su aporte", detalló.

Según Urcía, las complicaciones mencionadas tanto en el frente interno como en el externo hicieron que enero fuera un mes de baja producción y de mayores dificultades para el funcionamiento y el resultado de las empresas. "En enero se contó con 20 días hábiles y la faena fue de las más bajas del siglo. El promedio diario fue apenas de 50.000 animales, casi 20% por debajo de algunos meses de 2020".

Carne "barata" pero con alto costo

Ante la necesidad del Gobierno de ofrecer carne a “precios cuidados”, los frigoríficos exportadores nucleados en las distintas cámaras empresarias accedieron a un programa especial, con un volumen determinado, a precios que no son de mercado como una forma de colaboración de carácter extraordinario y solidario.

"El esfuerzo económico para los aportantes es realmente significativo y hemos quedado inmersos en cuestionamientos ajenos a las partes. De hecho, el programa que tiene por objetivo ofrecer un producto a un precio menor al de mercado para los más necesitados provoca el malestar de todo el resto de los operadores del negocio de las carnes que consideran esta iniciativa como una especie de dumping", afirmó Urcía al respecto, y añadió: "Respecto de estas cuestiones debemos comprender de una vez por todas, que en la carne no hay formadores de precios. Ninguno de los eslabones tiene la participación o capacidad (de cualquier índole) para hacer subir los precios artificialmente. Los precios responden a la realidad a veces más temprano que tarde, pero siempre lo hacen en función de factores predominantemente económicos y políticos".

En ese sentido, Urcía agregó que entre los reclamos del sector frigorífico está la corrección de la alícuota de IVA en el servicio de faena, que tiene efecto en el precio final de la carne, y la prórroga de la vigencia de la norma que facilita la exportación de cueros crudos salados, que venció a fin de 2020 y tiene paralizadas las ventas de ese importante subproducto.

Mirá también


Jueves de ventas ágiles pero selectivas en el Mercado de Liniers

Jueves de ventas ágiles pero selectivas en el Mercado de Liniers


Alfalfa de exportación: los fardos argentinos también quieren conquistar el mundo

Alfalfa de exportación: los fardos argentinos también quieren conquistar el mundo

Recibir newsletter