Niños y jóvenes con altas capacidades: ¿Está la escuela preparada para ellos?

Los niños y jóvenes que experimentan un aprendizaje superior a la media, pero no siempre es sinónimo de éxito académico. Es imprescindible que el sistema se adapte al alumno y no que el alumno deba adaptarse al sistema.  Puede tratarse de un tema intelectual, pero también motriz, artístico o de otro tipo. Es decir, las altas capacidades no están limitadas a lo intelectual. Son chicos que, por lo general, tienen una manera de aprender que difiere de la manera tradicional de enseñar en la mayoría de las escuelas y, muchas veces, se aburren en clase. Imaginemos un mundo que va demasiado lento para ellos. Y encima se les pide que esperen. Existen ciertas características comunes a los chicos con altas capacidades:

– Son chicos muy curiosos, a veces muy intensos, y hacen muchas preguntas.

– Les encanta aprender y lo hacen rápido.

– Tienen un vocabulario muy desarrollado.

– Resuelven las tareas de la escuela a su manera.

– Disfrutan de tener conversaciones con adultos.

– Tienen un desarrollo cognitivo avanzado que les permite, inclusive, aprender por sí mismos.

– Tienen opiniones formadas acerca de diferentes temas.

– Tienen una percepción profunda de las cosas que los rodean.

– Tienen una memoria prodigiosa.

– Tienen la habilidad de ver situaciones desde diferentes ángulos y de explorar alternativas. Son muy creativos.

– Son perfeccionistas.

– Son sensibles. A veces, demasiado.

Los alumnos con altas capacidades pueden ser superdotados, talentosos o tener capacidades excepcionales. Pueden destacarse en todas las áreas, tener talentos en áreas específicas o sobresalir en algunas otras. Pero también pueden presentar dificultades de aprendizaje, ya sea porque nunca adquirieron hábitos de estudio o bien porque su motivación ha decaído.

Niños y jóvenes de altas capacidades padecen desde burlas hasta bullying. Por temor a esas cargadas, tratar de pasar desapercibidos, para intentar encajar. Al no encontrar algún estímulo que los motive, se distraen, o se comportan de alguna manera disruptiva. O se aíslan. Esto es particularmente notorio en las niñas, que tienden a enmascarar sus talentos para tratar de encajar. Se hace muy difícil desarrollar todo el potencial de estos chicos en un ambiente hostil.

No siempre las altas capacidades son sinónimo de éxito académico.

La falta de hábitos de estudio y la falta de motivación son un combo explosivo que muchas veces termina en chicos que abandonan la escuela. Es necesario fomentar, cultivar y desarrollar los talentos especiales de estos alumnos e incentivarlos para que apliquen el pensamiento lateral a ideas, cuestiones y situaciones complejas, aunque algunos de ellos requieran apoyo para el aprendizaje en otras áreas.

El sistema nos sigue diciendo qué se debe estudiar, de qué forma y cómo aprenderlo. En un modelo tradicional de educación, todo se hace de manera estandarizada: todos hacen lo mismo y al mismo tiempo.

Hoy por hoy, tener a todos tus alumnos haciendo lo mismo al mismo tiempo ya no generará ningún valor agregado.

Si cada uno de nosotros aprende a su propio ritmo, tiene preferencias sobre cómo aprender y disfruta de diferentes maneras, es lógico pensar que aprenderíamos más de una manera personalizada, que como si fuéramos parte de una línea de producción.

 

Fuente: https://www.infobae.com/opinion/2022/03/18/chicos-con-altas-capacidades-esta-la-escuela-preparada-para-ellos/

Los comentarios están cerrados.