Polémica: ¿La libertad de opinión está en peligro?

Las redes sociales, los medios y las conversaciones voz a voz, son un modo de enseñar, de razonar, de decir qué somos y cómo pensamos, pero también, como una especie de sinónimo, —uno profundamente irónico—, de arriesgarse a ser víctima de aquel monstruo llamado “libertad de expresión”. Nosotros, ustedes, yo, creamos un ser infinitamente malvado, que espera que el “otro”, nuestro objeto envilecido, nuestra ideología contraria o personaje despreciable, diga, declare o explique cualquier cosa sobre cualquier tema, para encontrar su error. Caer sobre su debilidad, disolver sus conocimientos o enfrentar su naturaleza distinta o diferente.

Son un mecanismo de denuncia, sí, pero de ¿denunciar qué? Un modo de expresarme ¿Expresar qué? Un derecho que tengo ¿Derecho a qué?

Nos convertimos en objetivos o nos ganamos seguidores, esto genera disputas y nos odiamos entre todos. Todo lo que digamos debería ser enfocado, dirigido e interpretado, como una invitación a pensar, no como una absoluta aversión por el maravilloso universo de ideas del otro.

No es grato pensar que vivimos esperando a que se caigan, a que digan alguna incoherencia, a que se equivoquen en la ortografía, a que los acusen o expongan… para usar nuestra “libertad de expresión”. No es un arma, no es un modo de cultivar o mantener calienticas las antipatías, las fobias, la tirria. No es un escudo hecho de espadas, que protege —nuestra «zona de confort intelectual o espiritual»— atacando. Es lastimosamente, la peor de las manifestaciones humanas, para decir «odiamos al que dice, pienso esto… pienso aquello» y que no somos capaces de generar campos de dialogo ni de colaboración o, de corrección.

La libertad de expresión debería contener igual que un “estilo” literario, una estructura, una forma y una idea, que no imponga «nuestra zona de confort intelectual o espiritual, y que sea claramente definido y con una propuesta, en lo posible constructiva, para definir una posición o punto de vista personal. Lo que no esté dentro de ese modelo, es crítica venenosa, ataque indiscriminado, reproche traicionero o propaganda innecesaria.

Pensar distinto, reflexionar, ser crítico en determinados temas que hacen a la problemática social, no debe ser tomado como una confrontación de ideas. A esta altura las sociedades tendríamos que pensar mas maduramente. La pluralidad de ideas nos enriquecen y como todos los seres humanos nacimos libres, cada uno formará sus puntos de vistas según su razonamiento.

 

Desde la Redacción de Diario La Brújula SJ, invitamos a los ciudadanos sanjuaninos a participar en la siguiente votación.

Si se regulan las redes sociales ¿Qué significado tiene para vos?

a) Censura

b) Vigilancia

c) Vigilancia y Censura

d) Democracia

e) Otro

Cliquea en el siguiente enlace y participa: https://forms.gle/xHDGyjZGYxhDMKi19

 

Fuente: https://www.las2orillas.co/

Los comentarios están cerrados.