REUTILIZACIÓN /// El Compostaje una práctica sustentable

En el Parque de Mayo se colocarán dos cestos de compostaje, creados por la Dirección Provincial de Espacios Verdes (DPEV), cuyo fin es reutilizar todos los restos de material vegetal y mejorar los espacios verdes.

El proceso de compostaje es amplio y el tiempo que demora es de 1 a 4 meses, dependiendo de las condiciones meteorológicas, reduciéndose cuando su temperatura aumenta. El trabajo comienza con la siega del césped del parque, se lo recolecta y se lo utiliza como material fino para el compost. Asimismo, otros restos de poda, hojas, flores y ramas secas dejaron de ser residuos para convertirse en fertilizante orgánico. Esta es la primera capa de base y luego se procede a colocar la parte más húmeda que fue recolectada en el corte de césped.

El compost, es un mejorador de suelo, sirve para darle estructura a aquellos espacios donde se encuentra más dañado. Lo que hace es aportar “materia viva” y microorganismos que empiezan a degradar el propio suelo incorporando nutrientes y minimizando la necesidad de aplicar fertilizantes químicos. El fin de las composteras en el Parque de Mayo es poder utilizar el material obtenido en toda la pozos, baches y en toda la carpeta verde para realizar las tareas de mantenimiento y jardinería de todo el predio, particularmente de la zona oeste que es la más afectada.

Otro de los aportes que se busca con la implementación del compost en el Parque de Mayo es la educación y enseñanza a niños de diferentes escuelas a compostar y así también a adultos para que, a través de la cartelería, conozcan más sobre este proceso.

Los comentarios están cerrados.