Siri Hustvedt: «Me hice fuerte y ya no me interesa ser complaciente ni adaptarme a nada»

En diálogo con Télam, la novelista e intelectual estadounidense confiesa que le llevó décadas librarse de la misoginia y la condescendencia, advierte que los hombres todavía evitan considerar la paternidad desde lo identitario a pesar de los cambios evidentes en la crianza, y enaltece a los lectores que en la rutina intimista con el libro fabrican un antídoto contra un mal de época, “el peligro de que resuene una única voz”.

Los comentarios están cerrados.