«Es tremendamente grande este incendio» , manifestó uno brigadista de San Luis.

Además, se iniciaron acciones de ayuda desde los ministerios de Desarrollo Humano y Salud Pública para prestar colaboración.

Se enviaron alimentos no perecederos, fruta y agua mineral, elementos de abrigo y colchones, tanto para damnificados del lugar y personal que se encuentra trabajando contra el avance del fuego hacía sectores poblados.

El Operativo de asistencia sanitaria, emplazado en toda la zona de desastre, está compuestos por enfermeros bajo la modalidad de postas de salud. Cuenta con una ambulancia para ser utilizada cuando la circunstancia lo requiera.

La atención impone un chequeo médico permanente de los operarios y personal extinguidores de fuego en el momento de subir y bajar, respectivamente. Las asistencias realizadas a los colaboradores han sido de complejidad leve, con suministro de oxígeno, se han realizado 102 atención.